Los votos de los estadounidenses que enviaron sus papeletas por correo y no presentaron las pruebas de identidad hasta el 9 de noviembre serán descartados, falló la jueza.
La jueza Mary Hannah Leavitt ha decretado este jueves que la secretaria del estado de Pensilvania, Kathy Boockvar, no tenía derecho a cambiar la fecha límite que permitió a los votantes por correo presentar sus pruebas de identidad más tarde, y por ende los votos de quienes no se identificaron a tiempo acorde con la fecha inicial no deben ser contados.Asimismo, se descontarán todas las papeletas cuyos dueños no lograron demostrar su identidad hasta el 9 de noviembre.Más información, en breve.