Desde el Centro de Almaceneros de Córdoba también apuestan a la “recuperación de las ventas” con el inicio de diciembre.
Los comerciantes de Córdoba manifestaron sus “buenas expectativas” respecto de las ventas de fin de fin de año en la provincia en la que, según el presidente de la Federación Comercial (Fedecom), Ezequiel Cerezo, el sector “viene con 33 semanas consecutivas de caída”.Las fechas festivas de fin de año “son las más importantes a nivel comercial”, manifestó a Télam Cerezo, quien añadió que “se está trabajando positivamente apostando al repunte de las ventas”, y que desde el sector se implementan estímulos mediante las ‘precompras’ para que se adquieran los productos de manera anticipada con algunos beneficios, y también evitar las conglomeraciones.Asimismo, dijo que el movimiento comercial de este fin de semana extra largo fue importante, a lo que se sumó la habilitación del turismo de cercanía desde el pasado viernes, que permitió también reactivar otros sectores y productos asociados al turismo.
El rubro del comercio fue uno de los rubros “más golpeados” por la pandemia de coronavirus, con más de 1.000 cierres.
En ese sentido, dijo que se está gestionando con la Agencia Córdoba Turismo para que se adelante al 15 o 20 de diciembre la habilitación para el turismo nacional, en vez del 1 de enero como está programado, para “permitir el ingreso de la gente que está acostumbrada a pasar las fiestas de fin de año en las sierras de Córdoba”.Desde el Centro de Almaceneros de Córdoba también apuestan a la “recuperación de las ventas” con el inicio de diciembre.“Hay una apuesta muy grande para este mes, con un movimiento alentador durante este fin de semana donde se percibieron las ventas anticipadas de los productos de fin de año y de juguetería”, manifestó a Télam Vanesa Ruiz, directiva de Fedecom.El rubro del comercio fue uno de los rubros “más golpeados” por la pandemia de coronavirus, con más de 1.000 cierres y las pérdidas de alrededor de 2.500 puestos laborales”
El rubro del comercio fue uno de los rubros “más golpeados” por la pandemia de coronavirus, con más de 1.000 cierres y las pérdidas de alrededor de 2.500 puestos laborales, afirmó Ruiz, y que como consecuencia de esa situación creció la informalidad de negocios en los barrios, como medio para subsistir.Añadió que el sector está con una baja interanual del 8%, no obstante destacó que “la caída en las ventas se mantiene estabilizada desde hace tres meses”.“Por ahora no se puede pensar en la rentabilidad por las pérdidas de ocho meses muy críticos”, consideró la comerciante, y planteó como “muy importante” que se extienda la ayuda nacional del programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP).
Las fechas festivas de fin de año “son las más importantes a nivel comercial”, manifestó a Télam Ezequiel Cerezo.