El titular de Desarrollo Social también afirmó que “el costo de los alimentos es el problema más grave que hay en los barrios”.
El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, aclaró hoy que “el control de precios es una tarea que la realiza la Secretaría de Comercio», y que las organizaciones sociales «colaboran” en esa tarea.Arroyo, al hablar por radio La Red, agregó que “lo que hacen las organizaciones sociales es colaborar, hacer relevamientos, pero la tarea, la que lleva adelante la acción, es la Secretaría de Comercio”.La aclaración de Arroyo surge luego de que varias organizaciones sociales, entre ellas el Movimiento Evita, Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC) anunciaron que controlarán en supermercados el cumplimiento del plan Precios Cuidados y los acuerdos alcanzados por los cortes de carne.El titular de Desarrollo Social también afirmó que “el costo de los alimentos es el problema más grave que hay en los barrios”, y subrayó que “el aumento de alimentos suele ser mayor en los barrios más humildes”.Arroyo recordó que para amortiguar esta situación “aumentamos el 50 por ciento el monto de la tarjeta Alimentar, que llega a un millón y medio de familias y se recarga el tercer viernes del mes”.El funcionario describió que otro problema que existe en los barrios populares es “el endeudamiento de las familias. Toman un crédito para tapar otro, a veces a tasas del 200%, y eso hace que arranquen el mes debiendo plata”.“Por eso desde el ministerio armamos un sistema de créditos no bancarios a tasa del 3 por ciento anual para la compra de máquinas y herramientas”, indicó.Sobre el índice de pobreza, ante una consulta respondió que “la pobreza tiene dos componentes: por un lado el costo de los alimentos y por otro lado si la gente tiene más o menos changas”.“Es evidente que está aumentando el costo de los alimentos. Antes de las fiestas bajó la cantidad de gente en los comedores, y ahora vamos a empezar a medir de vuelta en 500 comedores, pero el costo de los alimentos es el problema más grande en la vida cotidiana”, expresó.Asimismo, sobre los datos precisos del índice de pobreza, afirmó que “el primer trimestre del año (2020) la pobreza fue del 34 por ciento, el segundo trimestre del 47 por ciento, y el tercer trimestre la UCA dice que fue 44 por ciento».El cuarto trimestre mucho tendrá que ver con cuánto eso que detectamos de incremento de las changas tiene impacto en el ingreso de las familias””“Lo que está claro -aseveró- es que ha aumentado la pobreza, pero las políticas públicas amortiguaron la caída. La indigencia es del 10,1% y sin la ayuda estatal hubiera sido del 27,9%”.“Yo creo que en la Argentina se construye de abajo hacia arriba. Primero se mueve la economía de los barrios y eso luego impacta en la industria. Cuando aumentamos el monto de la tarjeta Alimentar no solo es un fenómeno alimentaron, sino que mueve la economía local”, concluyó.