Estiman que el aspecto general del Magallanodon baikashkenke sería como el de un carpincho.
Un equipo de investigadores argentinos y japoneses descubrió restos de un pequeño mamífero de 70 millones de años de antigüedad, que tenía 60 centímetros de longitud y habría vivido en la época de los dinosaurios, en las cercanías del glaciar Perito Moreno, según publicó la revista científica The Science of Nature.»Se trata del primer hallazgo de un mamífero de esta antigüedad para la provincia de Santa Cruz y es uno de los pocos conocidos en su tipo en el mundo», afirmó en declaraciones a la Agencia CTyS-UNLaM, Nicolás Chimento, investigador del Museo Argentino de Ciencias Naturales (MACN) y del Conicet y autor principal de la publicación.El investigador y autor principal del estudio destacó que «encontrar mamíferos de la era de los dinosaurios es como encontrar la figurita difícil» y agregó que «si bien encontramos solamente un dientito de este ejemplar, es muy significativo, porque aporta mucha información».Los dientes de los mamíferos son muy complejos y se relacionan con el tipo de alimento y los movimientos masticatorios, y tienen muchos rasgos que permiten saber a qué especie pertenecen, detalló Chimento y aseguró que «en este caso, el diente pertenece al Magallanodon baikashkenke».Por su parte, Federico Agnolin, investigador del MACN, del Conicet y de la Fundación Azara, indicó que los restos fósiles de mamíferos de esa antigüedad son muy escasos en el mundo.»Esto se debe a que los mamíferos que convivieron con los dinosaurios eran de tamaño pequeño y sus dientes y huesos no son fáciles de hallar. Sólo pueden ser detectados cuando uno se echa cuerpo a tierra y busca fósiles con los ojos muy cerca del suelo», describió. 
Los dientes de los mamíferos son muy complejos y tienen muchos rasgos que permiten saber a qué especie pertenecen.
Fernando Novas, jefe del laboratorio de Anatomía Comparada del MACN y quien encabezó la expedición que se llevó a cabo en marzo con un equipo compuesto por 30 especialistas en paleontología y geología en Santa Cruz, aseguró que «Magallanodon convivió con los dinosaurios Nullotitan glariaris, un gigante de 25 metros de longitud, e Isasicursor santacrucensis, el cual tenía el tamaño de un caballo». «Sabemos que habitó el Hemisferio Sur hacia fines de la Era Mesozoica y estimamos que su aspecto general sería como el de un carpincho. Hasta ahora, solo se conocen sus dientes incisivos y molares que recuerdan a los de los roedores», señaló Novas, quien añadió que «si bien pertenecieron a linajes mamalianos mucho más primitivos, se los considera como un punto intermedio entre los monotremas y los marsupiales». En 2019 un equipo del MACN descubrió un yacimiento paleontológico excepcional al sur de El Calafate, en el cual colectaron restos de dos nuevas especies de dinosaurios -el Nullotitan y el Isasicursor-, así como también restos fósiles de aves, ranas, serpientes, tortugas, plantas y caracoles que vivieron a fines del Cretácico.Esa gran diversidad de hallazgos impulsó la realización de una nueva expedición, en marzo de 2020, en la que participaron investigadores del National Museum of Nature & Science de Tokyo, del Departamento de Física de la UBA y del Centro de Investigaciones Geológicas de La Plata. El diente de este pequeño mamífero se logró en esta última campaña, a partir de una búsqueda detallada ya que la pieza dentaria del aspecto de una muela mide apenas cinco milímetros de largo.
El diente de este pequeño mamífero se logró en una expedición en marzo de 2020.
Los especialistas aseguraron que en el momento en que vivió el Magallanodon el ambiente era muy distinto al actual, la cordillera de los Andes no existía, en tanto que lagos y lagunas se entremezclaban con bosques adaptados a climas templados.»En aquel entonces, no existían los crudos inviernos que caracterizan a la Patagonia actual», aseguró Novas y remarcó que dado que los resultados de las campañas previas fueron muy alentadores «una vez superada esta situación mundial generada por el COVID-19, retomaremos con las exploraciones en busca de nuevos descubrimientos».Tanto el Magallanodon como todos los fósiles descubiertos en este nuevo yacimiento de la última época de los dinosaurios forman parte de las colecciones del Museo «Padre Molina» de Río Gallegos, e incrementan el valor del patrimonio fosilífero de Santa Cruz.